lunes, 28 de abril de 2014

La investigación de ADN soporta la Historia Atlante de Cayce


El análisis de ADN en los Nativos Americanos se inició en la década de 1980, pero con los rápidos avances tecnológicos, la investigación se intensificó en gran medida en los últimos tiempos. Aunque los resultados de los primeros estudios mostraron la esperada ascendencia Siberiano-Asiatico de la mayoría de las tribus nativas norteamericanas modernas, las cosas tomaron un giro inesperado en 1997.

En ese punto, se encontró que un porcentaje de los Nativos Americanos modernos tienen un tipo inusual de DNA, conocido por existir sólo en unos pocos lugares de Europa y el Medio Oriente. Investigaciones posteriores indicaron que el ADN europeo no fue el resultado de la mezcla genética después de Colón. Además, el mismo ADN fue encontrado más tarde en el hueso de un antiguo enterramiento de los nativos, lo que confirma que las personas que llevan este ADN único habían entrado a América en tiempos antiguos.

La primera investigación de las tribus americanas nativas vivientes mostró que estaban compuestos por cuatro haplogrupos de ADN mitocondrial distintos llamados A, B, C y D. Esto significa que los Nativos Americanos se derivan de cuatro linajes diferentes.

En base de las mutaciones encontradas en el ADNmt, la mayoría de los investigadores piensan que los grupos A, C, y D entraron en América desde Siberia a través de Beringia.

El grupo B, ellos acertaron, que llego a América desde el Pacífico Sur o Japón, a través de barcos. Se cree que los grupos B comenzaron esta migración no mucho tiempo después de que los grupos A, C y D llegaron.

En 1997, un quinto haplogrupo ADNmt se identificó en los Nativos Americanos. Este grupo, llamado "X", está presente en el 3% de los Nativos Americanos vivientes, el haplogrupo X no es encontrado en Asia, sino encontrado sólo en Europa y el Oriente Medio, sobre todo en algunas partes de España, Bulgaria, Finlandia, Italia, e Israel.

Los arqueólogos y genetistas están seguros de que la presencia de "X" en América no es el resultado de los matrimonios mixtos históricos. Es de origen antiguo. Además, el tipo "X" ha sido encontrado en los restos antiguos de los Vascos.

Entre las tribus Nativas Americanas, el haplogrupo X se ha encontrado en pequeñas cantidades en las tribus Yakima, Sioux y Navajo. Se ha encontrado en mayor medida en las tribus Ojibway, Oneota y Nuu-Chah-nulth. El haplogrupo X también se ha descubierto en los restos antiguos en Illinois, cerca de Ohio, y algunas otras áreas cerca de los Grandes Lagos. No se ha encontrado (hasta ahora) en las tribus de Sur o América Central, incluyendo en los (modernos) Mayas.

El haplogrupo X parece haber entrado en América en un número limitado, tal vez tan atrás como a 34,000 A.C. Este apareció en números mucho mayores alrededor de 12,000 A.C., a 10,000 A.C.

Es importante tener en cuenta que no todas las tribus de los Nativos Americanos han sido clasificadas por el análisis de ADN mitocondrial, y que relativamente pocos restos antiguos se han examinado.

Las Américas fueron establecidas temprano, y muchos grupos raciales diferentes vinieron. Probablemente se produjeron varias olas distintas de migraciones. La ola inicial parece haber ocurrido alrededor de 35,000 A.C., en la misma época que los Cro-Magnon aparecieron en Europa Occidental.

El tipo X en la antigua América parece estar vinculado a los Iroqueses. Esta tribu, por supuesto, era, según Cayce, en parte, el resto de los sobrevivientes de la Atlántida de su destrucción final en el año 10,000 A.C.

El hallazgo del grupo X en los Altaicos del norte de Gobi es aclamado como una prueba de que todas las migraciones americanas llegaron desde Siberia a través del Estrecho de Bering, pero parece poco probable.

Con el tipo X presente en el Medio Oriente, Europa, los antiguos Vascos, y en América, una migración del Gobi a todas estas áreas es dudosa.

El haplogrupo B, que se encuentra sólo en los grupos indígenas en el sudeste de Asia, China, Japón, Melanesia y Polinesia, puede representar al pueblo de Mu. Los arqueólogos tanto chinos y japoneses toman la idea de Mu en serio, y los descubrimientos del haplogrupo B coinciden de cerca con la historia de Cayce sobre el continente. La mayoría de la gente de Mu que escaparon de la destrucción en 50,000 A.C., llegaron a China, India y Japón.


En algún tiempo después, los descendientes de estos pueblos pudieron haber viajado a América. Aunque Cayce dijo que algunas personas de Mu entraron a las Américas, el no indico el periodo de tiempo en que llegaron la mayoría de ellos. Sólo sabemos que fue después de 50,000 A.C. y antes de 28,000 A.C.

Cayce indicó que la mayor migración de la Atlántida se produjo justo antes de 10,000 A.C., muchos de estos sobrevivientes de la Atlántida fueron a las zonas costeras del noreste de América y Canadá convirtiendose en los Iroqueses. Los Atlantes que migraron a las Américas se fusionaron con las personas que ya estaban presentes en América en ese tiempo.

Los Atlantes se convirtieron en líderes de las tribus, y tuvieron serias disputas entre ellos mismos. Esto es confirmado por la historia antigua de los Iroqueses que habla de constantes batallas resultantes de los desplazamientos lejanos de tribus enteras para asegurar su supervivencia.

Tal vez la más sorprendente confirmación de la historia de Cayce de la América antigua, es la presencia del haplogrupo X. Lo que se sabe es que el haplogrupo X apareció por primera vez en América quizá hace 34,000 años, pero su entrada principal se produjo en el año 10,000 A.C. Estas fechas coinciden con el cronograma de Cayce para las migraciones Atlantes, así como la aparición de X en las tribus específicas predicho por sus declaraciones.

El grupo X también parece haber aparecido en la antigua Iberia y en los Vascos en el mismo tiempo, así como en el Gobi. Estas fechas coinciden con la historia de Cayce de las últimas dos destrucciones de la Atlántida y las migraciones resultantes.


Publicado por: Atlantean Gardens

Otros artículos de interés:

No hay comentarios:

Publicar un comentario