viernes, 20 de mayo de 2016

Mente sobre materia, todo es energía


Físicos que han ganado Premios Nobel han demostrado, fuera de toda duda, que el mundo físico es un gran mar de energía que parpadea dentro y fuera de los seres a milisegundos, una y otra vez.

Nada es sólido.

Los pensamientos son lo que ponen todo junto y ligan este campo de energía en constante cambio en los "objetos" que vemos.

Entonces, ¿por qué vemos a una persona en lugar de a un destellante grupo de energía?

Piensa en un rollo de película.

Una película es una colección de cerca de 24 cuadros por segundo. Cada marco está separado por un espacio. Sin embargo, debido a la velocidad a la que un cuadro sustituye a otro, nuestros ojos son engañados a pensar que vemos una imagen continua y en movimiento.

Piensa en la televisión.

Un televisor de tubo es simplemente un tubo con un montón de electrones que golpean la pantalla de una manera determinada, creando la ilusión de la forma y el movimiento.

Esto es lo que todos los objetos son. Tienes 5 sentidos físicos (vista, oído, tacto, olfato y gusto).

Cada uno de estos sentidos tiene un espectro específico (por ejemplo, un perro oye un rango diferente de sonido que tú; una serpiente ve un espectro de luz diferente al tuyo, y así sucesivamente).

En otras palabras, tu conjunto de sentidos percibe el mar de energía a partir de un cierto punto de vista limitado, constituyendo una imagen desde allí.

No es completa, ni es precisa. Es simplemente una interpretación.

Todas nuestras interpretaciones son basadas únicamente en el "mapa interno" de la realidad que tenemos, y no en la verdad real. Nuestro "mapa" es el resultado de experiencias colectivas de nuestra vida personal.

Nuestros pensamientos están vinculados a esta energía invisible, y estos determinan que es lo que forma la energía. Tus pensamientos, literalmente, cambian el universo en una base de partícula-por-partícula para crear su vida física.

Mira a tu alrededor.

Todo lo que ves en nuestro mundo físico comenzó como una idea, una idea que creció a medida que se compartía y expresaba, hasta que crecer lo suficiente en un objeto físico a través de una serie de pasos.

Tu, literalmente, te conviertes en lo que más piensas.

Tu vida se convierte en lo que has imaginado y creído mayormente.

El mundo es, literalmente, tu espejo, permitiéndote experimentar en el plano físico lo que tu sostienes como tu verdad... hasta que la cambias.

El mundo no es la dura e inmutable cosa que parece. En cambio, es un lugar muy fluido, construido de forma continua utilizando nuestros pensamientos individuales y colectivos.

Lo que creemos ser verdad es realmente una ilusión, casi como un truco de magia.

Afortunadamente, hemos comenzado a descubrir la ilusión, y lo más importante, cómo cambiarlo.

¿De que está hecho tu cuerpo?

Nueve sistemas comprenden el cuerpo humano, el circulatorio, el digestivo, el endocrino, el muscular, el nervioso, el reproductor, el respiratorio, el esquelético, y el urinario.

¿De que están hechos?

De tejidos y órganos.

¿De que están hechos los tejidos y órganos?

De células.

¿De que están hechas las células?

De moléculas.

¿De que están hechas las moléculas?

De átomos.

¿De que están hechos los átomos?

De partículas subatómicas.

¿De que están hechas las partículas subatómicas?

¡De Energía!

Tu y yo somos pura energía-luz en su configuración más bella e inteligente. La energía que está en constante cambio por debajo de la superficie, y la que tu controlas con tu poderosa mente.

Tu eres un gran estelar y poderoso Ser Humano.

Sí pudieras verte por un microscopio electrónico de gran alcance y llevar a cabo otros experimentos en tí mismo, verías que te compones de un conjunto de constante energía cambiante en forma de electrones, neutrones, fotones y así sucesivamente.

Así es todo lo demás a tu alrededor.

Tu mundo está hecho de espíritu, mente y cuerpo.

Cada uno, el espíritu, la mente y el cuerpo, tiene una función que es única a la misma, y no se comparte con el otro. Lo que ves con los ojos y lo que experiencias con tu cuerpo es el mundo físico, el que llamaremos Cuerpo. El cuerpo es un efecto, creado por una causa.

Esta causa es el Pensamiento.

El cuerpo no puede crear. Este sólo puede tener experiencia y ser experimentado... su única función.

El pensamiento no puede experienciar... sólo puede componer, crear e interpretar. Se necesita un mundo de la relatividad (el mundo físico, del cuerpo) para tener la experiencia en sí.

El espíritu es Todo Lo Que Es, lo que da vida al pensamiento y al cuerpo.

El cuerpo no tiene poder para crear, a pesar de que da la ilusión de poder hacerlo. Esta ilusión es la causa de mucha frustración. El cuerpo es meramente un efecto y no tiene el poder para causar o crear.

La clave de toda esta información es la de aprender a ver al universo diferente de como lo haces ahora, para que puedas manifestar todo lo que realmente deseas.


Artículos relacionados:

Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro nuevo grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

lunes, 9 de mayo de 2016

Un adolescente canadiense descubre una ciudad maya desconocida


William Gadoury, un joven de 15 años, acaba de hacer un descubrimiento arqueológico mayor. Tras estudiar durante años 22 constelaciones mayas con un Códex de Madrid, se dio cuenta de que si unía en un mapa las estrellas de las constelaciones, la forma de cada una de ellas correspondía a la ubicación de 117 ciudades de esta civilización. Imágenes tomadas por satélite le dan la razón.

“Hasta ahora ningún científico había descubierto tal correlación entre las estrellas y la localización de las ciudades mayas”, explica el diario Le Journal de Montréal, que publicó este fin de semana la noticia.

Pero la intuición de Gadoury no se detuvo en este hallazgo. El joven analizó una vigésimo tercera constelación encontrada en otro libro y descubrió que contenía tres estrellas que correspondían únicamente a dos ciudades en el mapa. Su hipótesis fue que tenía que existir una ciudad número 118 en un lugar remoto y de difícil acceso de la Península de Yucatán.

El adolescente compartió su descubrimiento con la Nasa y de la Agencia Espacial Japonesa JAXA, que le suministraron imágenes satelitales. Y en efecto, entre la maleza, “había una pirámide y una treintena de edificaciones en el lugar preciso identificado por el joven”, explica el periódico, que tuvo acceso a la documentación.

La publicación subraya que se trataría de “una de las cinco ciudades más grandes” de los mayas. La ciudad fue bautizada por Gadoury como K'ÀAK' CHI', que se puede traducir como “Boca de fuego”.

“No entendía por qué los mayas habían construido sus ciudades lejos de los ríos, en tierras poco fértiles y en las montañas –explicó el joven al diario-. Tenía que existir otra razón, y como adoraban las estrellas, se me ocurrió verificar la hipótesis. Me sorprendió mucho y me resultó excitante cuando me di cuenta de que las estrellas más brillantes de las constelaciones correspondían a las mayores ciudades mayas”.

Ahora queda por enviar una expedición al sitio desconocido hasta hoy, algo muy costoso, según los científicos consultados. Sin embargo, los arqueólogos prometieron llevar a Gadoury en el viaje.

“Sería la culminación de tres años de trabajo y el sueño de mi vida”, dijo el adolescente, quien descubrió el mundo maya fascinado por las predicciones del fin del mundo en 2012.


Artículos relacionados:

Síguenos
Página Facebook
Twitter

Los invitamos a unirse a nuestro nuevo grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

jueves, 5 de mayo de 2016

Los Aztecas comían carne humana para absorber su energía


Los gobernantes, sacerdotes y algunos guerreros mexicas o aztecas, practicaron el canibalismo en rituales de carácter religioso, según las investigaciones del arqueólogo Gabino López Arenas.

Según ha anunciado el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México a través de un comunicado, para llegar a semejante conclusión se han examinado un conjunto de 45 cráneos humanos y alrededor de 250 mandíbulas inferiores que fueron depositados como ofrendas en el Templo Mayor y en recintos aledaños.

Situado en el centro de Tenochtitlán, el Templo Mayor fue el centro espiritual de los mexicas o aztecas en  su gran capital, antecesora de la actual Ciudad de México. tibias, peronés, húmeros y mandíbulas hallados allí presentan marcas de corte y exposición prolongada al fuego lo que ha permitido corroborar el carácter antropófago del pueblo mexica durante el período posclásico, del año 900 al 1521 d.C

López Arenas afirma en su tesis “Decapitación y desmembramiento en rituales del recinto ceremonial de Tenochtitlán: una interpretación de su simbolismo” que las víctimas fueron inmoladas y descarnadas inmediatamente después, a juzgar por la gran cantidad de restos óseos con cortes o alteraciones que fueron realizados en hueso fresco, además de huellas que demuestran su exposición directa al fuego.

"Estas prácticas tan macabras tenían como propósito absorber la fuerza divina que albergaba el cuerpo de los sacrificados. Para los mexicas, las víctimas humanas eran la encarnación de los dioses a los que representaban y, al comer su carne, practicaban una especie de comunión con la divinidad". 

El investigador cita a Francisco Cervantes de Salazar, un escritor toledano del siglo XVI, quien al referirse al ritual de la antropofagia detalló que las piernas y los brazos eran las partes más apreciadas y las que se consumían con mayor frecuencia, mientras que las manos y los pies se destinaban exclusivamente al gran sacerdote y al gobernante, al ser las más apetitosas.

López Arenas asegura en su tesis que la sangre nunca se consumía, ya que era alimento exclusivo de los dioses. En cambio, y según escribió el historiador sevillano Diego Durán, los guerreros podían comer carne humana en ciertas ceremonias: En determinados festejos podían vestir de algodón y traer zapatos en palacio, comer carne masculina y beber vino. Además, podían recibir parte del tributo entregado por los pueblos conquistados.

"López Arenas explica que estos rituales se realizaban en fechas determinadas, como las fiestas del atlcahualo, el primer mes del año en el calendario mexica, durante las cuales sacrificaban niños en honor de los dioses del agua o de la lluvia y, una vez muertos, los cocían y se los comían."

Las ofrendas humanas eran entregadas a los sacerdotes para que llevaran a cabo la occisión ritual (muerte violenta), y así aportaran la energía vital de los seres humanos a los dioses: la de los guerreros cautivos sería destinada al Sol y la de los esclavos a los dioses del agua y de los mantenimientos. Rituales semejantes se llevaron a cabo en otras latitudes y otras culturas, como la de los mayas en Guatemala.


Otros artículos de interés:


Síguenos
Página Facebook
Twitter

Los invitamos a unirse a nuestro nuevo grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

lunes, 2 de mayo de 2016

Científicos desenredan la historia genética de la Edad de Hielo de Europa

Los padres fundadores del Viejo Continente: ADN revela que todos los europeos descienden de un grupo que vivió cerca de Bélgica hace 35.000 años.


Según revela un artículo recién publicado en Nature, un importante linaje de los primeros humanos modernos contribuyó de forma decisiva a los ancestros de los europeos de la actualidad. Para llegar a esta conclusión, los investigadores llevaron a cabo el análisis genético de poblaciones del Paleolítico más completo de cuantos se han realizado hasta ahora.

Los humanos modernos (nuestra especie) llegaron a Europa hace unos 45.000 años y han vivido allí desde entonces, pero muy poco se sabe acerca de la composición genética de esas poblaciones pre-neolíticas. Al frente de un equipo de científicos, David Reich, de la Escuela Médica de Harvard, en Boston, ha analizado los datos del genoma completo de 51 humanos modernos que vivieron hace entre 45.000 y 7.000 años, y ha encontrado que los primeros representantes de nuestra especie que llegaron al continente apenas si aportaron una pequeña cantidad de variación genética a los europeos actuales.

En cambio, los europeos de hoy en día sí que pueden rastrear su ascendencia hasta un grupo de seres humanos que vivieron en el noroeste de Europa hace unos 35.000 años. Esta población de fundadores, que formaba parte de la cultura auriñaciense, fue desplazada cuando otro grupo de los primeros hombres modernos, miembros de una cultura diferente conocida como el Gravetiense, entró en escena.

Tres cráneos de unos 31.000 años de antigüedad de Dolni Vestonice (República Checa). 

A pesar de ello, los descendientes de aquella población «fundadora» se pueden rastrear a lo largo de todo el sudoeste de Europa hacia el final del último máximo glacial, hace alrededor de 19.000 años, y los investigadores piensan que esas poblaciones fueron, precisamente, las que repoblaron Europa después de que las extensas capas de hielo que cubrían gran parte del continente se retiraron.

El estudio revela también que una variante genética adicional pudo haberse originado en el cercano oriente hace unos 14.000 años. La variante puede encontrarse en la actualidad entre los habitantes de esa zona.

Al mismo tiempo, la cantidad de ascendencia Neandertal presente en los europeos modernos ha ido disminuyendo paulatinamente en los últimos 45.000 años, desde el 3-6% hasta los valores actuales, que rondan el 2%.



Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu