jueves, 6 de julio de 2017

Descubren en China los restos de unos 'gigantes' humanos de 5.000 años de antigüedad


Arqueólogos chinos han descubierto en la provincia oriental de Shandong restos de unos 'gigantes' humanos que vivieron allí hace cerca de 5.000 años, informa la agencia TASS citando al portal Zhongguo sinvenvan. 

De acuerdo con los investigadores, la estatura de estas personas inusualmente altas superaba el metro noventa. Creen que los restos hallados pertenecen a miembros de la civilización neolítica Longshan, que habitó la cuenca del río Amarillo (también conocido como Huang He).

"Hemos llegado a esta conclusión después de estudiar los huesos. En vida, sin duda, eran aún más altos", comentó a la prensa el jefe del Centro de Estudios de Historia y Cultura de la Universidad de Shandong, Fang Hui. "Creo que esta cifra se explica por la presencia de abundantes fuentes alimenticias a las que estas personas tenían acceso", añadió.

El descubrimiento se produjo durante unas excavaciones, en la zona de la ciudad de Jinan que se iniciaron en 2016. Hasta la fecha, los científicos han descubierto los restos de más de 100 edificios, 200 tumbas y alrededor de 20 pozos de sacrificio. 

Los arqueólogos también han determinado que los antepasados ​​de los chinos que vivían en el este del territorio actual del país hace 5.000 años desarrollaron la agricultura notablemente . Entre otras actividades, se dedicaban al cultivo de cereales y a la cría de cerdos.


Otros artículos de interés:

domingo, 2 de julio de 2017

Una torre de cráneos humanos expone algo que "no está registrado" sobre el Imperio azteca


Arqueólogos mexicanos encontraron cientos de cráneos cubiertos cerca del sitio del Templo Mayor. El hallazgo sugiere nuevas hipótesis sobre la cultura del sacrificio en Mesoamérica.

Una torre de cráneos humanos desenterrada recientemente bajo el corazón de Ciudad de México ha planteado nuevas preguntas sobre la cultura del sacrificio en el Imperio azteca, informa Reuters. Entre cientos de cráneos incrustados en esta estructura siniestra había muchos ejemplares de mujeres y niños.

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) encontraron más de 650 cráneos cubiertos de cal y miles de fragmentos en un edificio cilíndrico cerca del sitio del Templo Mayor, uno de los principales de la capital azteca Tenochtitlán, que más tarde se convirtió en la Ciudad de México.

El Huey Tzompantli

Se cree que la torre forma parte del famoso Huey Tzompantli, descrito en las crónicas de los conquistadores. Se trata de un enorme altar compuesto de calaveras, que causó espanto en los españoles cuando, bajo el mando de Hernán Cortés, capturaron la ciudad.


De acuerdo con diversos historiadores, este tipo de construcciones, adornadas con cabezas de guerreros capturados, aparecen en distintas culturas mesoamericanas antes de la conquista española. Pero la excavación arqueológica en las entrañas de la vieja Ciudad de México que comenzó en 2015 sugiere que la imagen no estaba completa.

Sacrificios humanos

Según explicó a la agencia el antropólogo biólogo Rodrigo Bolaños, los registros hasta la fecha indicaban que los aztecas solo sacrificaban a jóvenes guerreros a los que capturaban, por lo que los científicos no esperaban encontrar cráneos de mujeres y niños en esta torre.

"Los niños y mujeres no iban a la guerra. Está pasando algo que no está registrado y esto es muy nuevo, una primicia en el Huey Tzompantli", subrayo Bolaños.

Raúl Barrera, uno de los arqueólogos que trabaja en el sitio junto a la enorme catedral metropolitana construida sobre el Templo Mayor, apuntó que los cráneos se habrían puesto en la torre después de haber estado en exhibición pública en la estructura llamada tzompantli.

La conquista de México

De aproximadamente 6 metros de diámetro, la torre se encontraba en la esquina de la capilla de Huitzilopochtli, dios azteca del sol, la guerra y el sacrificio humano. Su base aún no ha sido desenterrada.

No hay duda de que la torre era una de las estructuras con cráneos mencionadas por Andrés De Tapia, un soldado español que acompañó a Cortés en la conquista de México en 1521, insistió Barrera. En su relato de la campaña, De Tapia reveló que había contado decenas de miles de cráneos en lo que se conoció como el Huey Tzompantli.


Otros artículos de interés: