sábado, 5 de abril de 2014

La Tablilla del Diluvio relatando parte de la Epopeya de Gilgamesh


Neo-Asirio, séptimo siglo aC
De Nineveh (Nínive), norte de Irak

La más famosa tablillas cuneiforme de Mesopotamia

El Rey Asirio Asurbanipal (reinó 669-631 aC) recopiló una biblioteca de miles de tablillas cuneiformes en su palacio de Nineveh. Ellos grabaron mitos, leyendas e información científica. Entre estos se encontraba la historia de las aventuras de Gilgamesh, un gobernante legendario de Uruk, y su búsqueda de la inmortalidad. La Epopeya de Gilgamesh es una obra enorme, la obra literaria más larga en acadio (la lengua de Babilonia y Asiria). Era muy bien conocida, también existían otras versiones encontradas en Hattusas, capital de los hititas, y Meguido en el Levante.

Ésta, la undécima tablilla de la epopeya, describe la reunión de Gilgamesh con Utnapishtim. Al igual que Noé en la Biblia hebrea, Utnapishtim había sido advertido de un plan por los dioses para enviar una gran inundación. Construyó un barco y lo cargó con todo lo que pudo encontrar. Utnapishtim sobrevivió a la inundación durante seis días mientras que la humanidad era destruida, antes de aterrizar en una montaña llamada Nimush. Él soltó una paloma y una golondrina, pero no encontraron tierra seca en la cual descansar, y regresaron. Finalmente un cuervo que puso en libertad no regresó, mostrando que las aguas debieron haber retrocedido.

Ésta versión Asiria de la historia del diluvio del Antiguo Testamento, fue identificada en 1872 por George Smith, asistente en el Museo Británico. Se dice que al leer el texto el

"...dio un salto y corrió por la habitación en un gran estado de emoción, y, ante el asombro de los presentes, comenzó a desvestirse".

La versión Sumeria de la historia del diluvio es al menos 2,000 años más antigua que la historia de Noé de la Biblia Hebrea.


Otros artículos de interés:

Síguenos
Twitter

Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

1 comentario: