lunes, 13 de enero de 2014

Los extraños niños del Mundo Interior

Ha habido varias anécdotas de personas que se han encontrado con seres humanos en túneles y cavernas subterráneas profundas, según los relatos algunos de ellos hablaban una lengua materna u otras veces una lengua completamente extraña. Existen muchas historias de estos casos, pero aquí les relatare, por el momento, una de ellas... un incidente que puede ser uno de los relatos más conocidos y mejor documentados de este tipo.

En algún momento durante el siglo 12vo, un cronista monástico en Inglaterra con el nombre de Gervase de Tilbury, registró un extraño relato de dos niños que de repente aparecieron cerca de un pequeño pueblo cerca de Bury St. Edmunds, Inglaterra. La historia fue registrada también en los escritos de varios otros cronistas que vivieron en el tiempo o en algún momento después.

Estos incluyen: Guillermo de Newbury (Historia Rerum Anglicarum, escrito en Yorkshire, Inglaterra, 1136-1198?), Abbot Ralph de Coggeshall (Anglicarum Chronicon), y también los cronistas Giraldus Cambrensis y Walsingham.

La historia fue recientemente relatada en Platillos Voladores sin Censura, por Harold T. Wilkins (Citadel Press., Nueva York, NY 1955., Pp 97-98).

Y por medio de esta historias combinadas podemos reconstruir la siguiente extraña historia que los cronistas juraron ser la verdad:

Un cálido día soleado en el siglo 12vo, algunos agricultores y otros habitantes de la pequeña ciudad de Wolfpittes, Inglaterra, se sorprendieron al ver a dos niños pequeños que vagan alrededor, al parecer desorientados, en unas antiguas 'fosas' o 'zanjas', conocidas por los lugareños como 'Wolf-Pitts' (Fosas del Lobo) --de donde el pequeño pueblo había tomado su nombre. Estas excavaciones eran antiguas, pero nadie parecía saber cuándo o por quién fueron excavadas, pero el consenso fue de que eran al menos parcialmente artificiales, y muy antiguas. 


Lo más sorprendente acerca de los niños que encontraron los habitantes de Wolfpittes, según la historia, era que tenían la piel de color verde oliva, sin embargo, el resto de sus facciones eran tan humanas como las de cualquier otra persona Inglesa.



Los aldeanos trataron de comunicarse con los niños, pero no tuvieron éxito, ya que no tardaron en descubrir que el niño y una niña, hablaban una lengua que era completamente desconocida para los habitantes del pueblo. 



La gente del pueblo se compadeció de los niños y los llevaron a la aldea, ahí les ofrecieron diferentes tipos de comida, pero al parecer no les eran familiares y se negaron. Finalmente, les dieron de comer unos guisantes crudos que los niños que devoraron rápidamente.



Durante varios meses, los guisantes se convirtieron su única comida, hasta que fueron capaces de empezar a comer pan y otros alimentos.



Por desgracia, el niño, que parecía ser el menor de los dos, a pesar de que se había acostumbrado, en parte, a otras formas de alimentación, se volvió cada vez más débil y finalmente murió cuando aún no había pasado ni un año de su llegada al pueblo.



La joven, sin embargo, se ajustó bastante bien a su nuevo entorno. De hecho, ella finalmente se convirtió en una mujer bella y madura, y más tarde se casó con un señor de la cercana localidad de Kings Lynn. Y, con el pasar del tiempo, su marido pacientemente la instruyó en las complejidades del idioma Inglés, y pronto fue capaz de comunicarse bastante bien, y finalmente comenzó a responder a las frecuentes preguntas que le hacían sobre su origen. Sus respuestas siempre fueron bastante vagas y no hicieron sino aumentar el misterio.



Ella le dijo a su marido que en su pueblo todos tenían la piel similar a la de ella, o más bien similar a lo que su piel una vez había sido, ya que en un período de años y por la exposición a los elementos exteriores el tinte verdoso le había dejado. 



Describió su mundo como un lugar cavernoso, subterráneo de enormes dimensiones, donde no había sol, sólo un crepúsculo permanenteun país llamado por el nombre de "Tierra de San Martín". 



Sin embargo, había un gran río subterráneo, y en el otro lado de este había otra tierra más iluminada.



Un día, ella y su hermano estaban pastoreando algún tipo de animal subterráneo cuando escucharon algo así como el sonido de "campanas" que salía de uno de los pasillos de la cueva o túneles que se alineaban en el perímetro de esta tierra subterránea. Por extrema curiosidad, entraron en el túnel y siguieron el paso hacia arriba, por lo que podría haber sido un par de días, aunque en su tierra subterránea es probable que éstos no tuvieran ningún concepto de lo que era 'día' o 'noche'. 



Después de su largo y cansado viaje por la empinada pendiente, de pronto salieron a la brillante luz del sol de la campiña Británica. 



El cambio de su mundo crepuscular fue espectacular, y los niños caminaron alrededor de las fosas o zanjas hambrientos, medio ciegos, y desorientados. Poco después trataron de volver a localizar la pequeña abertura por la que habían surgido, pero no pudieron hacerlo, debido a la luz cegadora. En este punto, los agricultores encontraron a los niños y los llevaron a la aldea.


Un incidente algo similar se "pudo haber repetido" en la pequeña aldea de Banjos (o Banos) España, en agosto de 1887, varios cientos de años después del incidente en Wolfpittes, y a varios cientos de millas de distancia.

Afirmo que es posible que esta historia se trate de una repetición hasta cierto punto, simplemente porque parece haber cierta confusión en torno a la historia de Banjos, al parecer debido a la posibilidad de que algún investigador, bien intencionado, pudiera haber confundido los dos incidentes, en esencia atribuyendo algunos de los eventos que de hecho tuvieron lugar cerca de Wolfpittes a la historia de Banjos.

Básicamente, según informes, en el incidente Banjos hubo la participación de dos niños de piel verdosa que emergieron de una caverna cerca de la ciudad (no 'fosas' o 'zanjas'), hablaban un idioma desconocido, y así sucesivamente, aunque los detalles son vagos, algunas de las historias del incidente de Banjos repiten la historia de Wolfpittes casi palabra por palabra, como si, como hemos dicho, alguien en algún lugar confundiera erróneamente los dos eventos, tal vez debido a la falta de detalle en la historia de Banjos, España.

En cualquier caso, parece que algo de esta naturaleza en general también se produjo en esta aldea Española, a pesar de que las fuentes exactas de esa historia en particular son más difíciles de identificar que las fuentes de la historia de Wolfpittes. Paris Flammonde se refiere a esta crónica en su libro 'La Edad de Platillos Voladores' (Hawthorn Books, Nueva York, p 197.), después de haberla aprendido de un artículo de septiembre de 1967 de la revista Órbita, que a su vez le dio crédito a un artículo de agosto de 1967 en el vol. XII de la Revista Entendimiento de Dan Fry. Fry dijo que él consiguió la historia de un artículo de John Macklin, que apareció en la edición de diciembre de 1966 de la revista Arena. La historia también aparece en el libro de Destinos Extraños de John Macklin, Les Extra-Terrestres de Jacques Bergier, y en la edición del 22 de julio de 1970 de los periódicos británicos 'Fin de Semana'.


Artículos relacionados:


1 comentario:

  1. Myu buen relato creo que solo no habitamos en este planeta terrestre,
    gracias buen fin de semana

    ResponderEliminar