lunes, 29 de septiembre de 2014

Increíbles máscaras antiguas revelan presencia de gigantes en Bolivia

Antes del reinado de los Incas, otros ya habitaban por toda América del Sur.

Masivos restos enigmáticos encontrados en todo el continente dan testimonio al hecho de que hace diez mil años en los Andes, había gente muy avanzadas - probablemente los últimos Atlantes.


Según las leyendas Incas, la ciudad de Tiahuanaco en Bolivia fue construida por gigantes, los sobrevivientes de la inundación. Las famosas ruinas de la ciudad que admiramos hoy, dan la impresión de una ciudad construida a la escala de personas cuya altura promedio era gigantesca, entre 10 y 12 pies.

Las leyendas incas mencionan una invasión por gigantes de gran altura, y en un pequeño museo de cerámica y piedras talladas en las inmediaciones de la Puerta del Sol, situado en Tiwanaku, el sitio arqueológico más importante de Bolivia, "hay es una serie de cráneos humanos que varían en tamaño desde el hombre de Cro-Magnon a la de gigantes que debieron haber sido por lo menos de 10 pies de altura. La mayor de estas calaveras tiene una altura y una anchura de unas 14 pulgadas...", escribe Robert Charroux en "Mundos Perdidos". 


De hecho, los primeros informes sobre los gigantes de América del Sur se originan a partir de los escritos de uno de los primeros cronistas de América del Sur, Cieza de León, quien se reunió con los nativos y escuchó sus historias. 

"Los nativos dicen, de lo que escucharon a través de sus antepasados", informó Cieza de León, "que llegaron por mar en balsas de madera parecidas a  grandes barcos, algunos hombres eran tan altos que de la rodilla hacia abajo eran de la longitud completa de un hombre de buen tamaño normal..."

Además, una prueba más de la existencia pasada de gigantes en tierras Incas vino de la Ciudad de los Reyes (Lima, Perú), donde se excavaron "ciertos huesos de hombres que debían de ser aún más grande que los gigantes" de Santa Elena. 

"Podemos recopilar, ya que tantas personas vieron y afirmaron estas cosas, que realmente existían estos gigantes", concluyó Pedro de Cieza de León en su informe. 

El investigador austríaco Klaus Dona, conocido y respetado investigador de artefactos, ha dedicado muchos años en viajes, durante los cuales documentó los descubrimientos que la ciencia oficial no podía explicar.

Dona tiene una de las mayores colecciones del mundo en evidencias en artefactos anómalos e inexplicables. 

Entre estos artefactos, hay cuatro misteriosas máscaras gigantes de piedra dura, desenterradas durante las excavaciones en Puma Punku, Bolivia.

"Cuando por primera vez obtuve esta máscara en mis manos, traté de mirar a través de los dos ojos. En ese momento yo no sabía que eran pertenecientes a esqueletos de 2,6 metros. Me preguntaba ¿por qué crearon máscaras por las que sólo se puede por un ojo? Pero después de saber que esas personas eran más de 2,5 metros de altura, pude imaginar que su cráneo era, por supuesto, más grande que el nuestro y es por eso que estas máscaras eran, para nosotros, de gran tamaño", explicó Dona. 

Las inscripciones en estas máscaras son preciosas y muy interesante, pero muy difícil de descifrar, según los investigadores. 

En lugar de ojos, las máscaras tienen dos piedras azules y contienen símbolos que se pueden encontrar en muchas culturas en todo el mundo. Las máscaras están hechas de piedra muy dura, haciendo del proceso de molienda de piedra muy complicado. 

2 comentarios:

  1. Hola Jovanna.
    Gusto mucho de tu blog y me gustaria aportar con algo a tus investigaciones.
    Te voy a contar de una leyenda que escuche de niño.
    Cuenta la leyenda que llegaron del sol 7 reyes y sus mujeres, buscando un lugar donde establecer sus reinos, entre ellos se encontraba el rey Inti Raimi.
    Cada rey tenia una bara de oro y donde ellos lanzaron sus baras establecieron sus reinos.
    No estoy muy seguro si el lugar donde cayo labara del rey Inti Raimi fue en Bolivia o en el Perú. Investigalo..Chao

    ResponderEliminar