martes, 14 de febrero de 2012

La Gente de las Nubes de Perú


Hombro a hombro y casi desnudos, estatuas tipo nomos se han mantenido durante siglos en Los Pinchudos, un complejo de piedra y yeso de nueve tumbas construidas en las hendidura de la alta roca en uno de los bosques nublados del norte del Perú. Estas estructuras de dos pies de altura (medio metro de altura) talladas de caoba fueron testigos silenciosos de las ondas de saqueadores que subieron a las cámaras funerarias. Los vándalos incluso cortaron una de las seis inusuales estatuas, cuya robusta anatomía masculina inspiró el nombre de Los Pinchudos (modismo para "los penes grandes").

En ese tiempo, en 1980, los lugareños llevaron a los investigadores al lugar, las tumbas estaban casi vacías. Sin embargo, la ausencia inicial de las momias no impidió que el arqueólogo Warren Church, quien ha trabajado durante 19 años para salvar a Los Pinchudos, aprendiera sus secretos.

Poco se sabe acerca de las tribus que en el siglo X comenzaron a tallar los asentamientos fuera de los bosques de neblina densa en las montañas entre los ríos Marañón y Huallaga. Los contemporáneos Incas los llamaron Chachapoya, la gente de las nubes. A pesar de que no dejaron lenguaje escrito, estos dejaron decenas de ruinas de piedra en este desierto vertical de orquídeas, mariposas, y jaguares, donde la vegetación densa y las nieblas camuflajean las bajadas."Usted puede encontrar literalmente sus piernas colgando sobre el vacío, las axilas apoyandose entre las ramas de los árboles", dice Church.

Por más de 500 años las escalonadas granjas y aldeas Chachapoyas en estas laderas empinadas, criaron llamas y conejillos de indias— y se enfrentaron entre sí. Alrededor de 1470 los Incas conquistaron la región. Cuando los españoles llegaron en 1535, los Chachapoyas sobrevivientes se unieron a ellos para derrotar a los Incas, impresionando a los europeos con su proeza batalla. En 1700 la viruela y otras enfermedades habían matado a la mayoría de los Chachapoyas.

Los Pinchudos son un enlace vital para este pueblo perdido. Los investigadores no saben que fue enterrado aquí, pero piensan que las tumbas se relatan a las ruinas cercanas Chachapoyas en el Gran Pajatén.

Incluso en su estado saquearon el sitio ha dado tentadores artefactos, tales como joyería de concha, lo que sugiere el contacto con gente de la costa.

Lo más sorprendente son las estatuas. Artefactos de madera rara vez sobreviven a la humedad extrema de los bosques nublados. Los científicos atribuyen la preservación de las figuras a la ubicación del sitio en un microclima árido.

Las tumbas se habrían perdido al no ser por Church y el curador peruano Ricardo Morales Gamarra, quien, con el apoyo del Fondo Mundial de Monumentos, restauro los erosionandos cimientos.

Church cree que Los Pinuchos y sus alrededores enseñarán mucho acerca de esta cultura extinta. "Mi mente vuela, pensando en lo que los bosques todavía mantienen." Ahora, un equipo de arqueólogos, trabajando en un chivatazo de un agricultor local, han descubierto una tumba en una cueva de 820 pies de profundidad. Los investigadores han encontrado hasta ahora cinco momias, dos de las cuales están intactas, así como cerámicas, textiles y murales.


"Este es un descubrimiento de importancia trascendental. Hemos encontrado cinco momias pero podría haber muchos más", dijo el señor Corbera. "Creemos que esta es la primera vez que se ha encontrado una especie de lugar de enterramiento de este tamaño perteneciente a los Chachapoyas o a otras culturas en la región".

"El sitio remoto de este cementerio nos dice que los Chachapoyas tenía un enorme respeto por sus antepasados​​, ya que los escondieron lejos para su protección", dijo el señor Corbera. Los lugareños llaman la cueva Iyacyecuj o Agua Encantada en Quechua, debido a su importancia espiritual y sus ríos subterráneos. La tribu tenía la piel blanca y el cabello rubio – características que intrigan a los historiadores, ya que no hay ascendencia europea conocida en la región, donde la mayoría de los (otros) habitantes son de piel más oscura".

El nombre propio de la tribu es desconocido. La palabra Chachapoyas se cree que provienen del quechua "gente de las nubes", y es el nombre con el que eran conocidos por los Incas, a causa de los bosques nublados que ellos habitaban en lo que hoy es el norte de Perú.


Estas personas de piel blanca que fueron famosas como combatientes feroces, los Chachapoyas se mantuvieron firmes contra los Incas, quienes gobernaron un imperio que se extiende desde el sur de Chile al norte de Ecuador, hasta que fueron conquistados por los españoles.

Los arqueólogos encontraron una cripta subterránea dentro de una cueva con cinco momias, dos intactas con piel y cabello. "Las mujeres y sus maridos siempre vestían con ropa de lana y en la cabeza llevaban sus llautos (un turbante de lana), los cuales son un signo que llevan para ser reconocidos en todas partes."

El cronista Chachapoyas Pedro Cieza de León escribió sobre la tribu: "Son las más blancas y bien parecidas de toda la gente que he visto, y sus mujeres eran tan hermosas que por su delicadeza, muchas de ellas merecieron ser las esposas de los Incas y también ser llevadas al Templo del Sol."


Fuente: Atlantean Gardens


Artículos relacionados:



Síguenos
Página Facebook
Twitter

2 comentarios: