miércoles, 13 de enero de 2016

La Barba, Símbolo de Divinidad


Si te fijas en las imágenes o esculturas de los primeros periodos del antiguo Egipto, te darás cuenta de que los faraones son representados a menudo con barbas largas y estrechas. Estas barbas eran artificiales y no funcionaban como un simple estilo de moda, sino más bien como una prueba de alto rango social - esencialmente de la realeza. Aunque los antiguos hombres egipcios simplemente podrían haber crecido fácilmente barbas auténticas, optaron en cambio por el cabello artificial, probablemente debido a la preocupación por la higiene (también se afeitaban la cabeza y las cejas). Las barbas estaban asociadas con los dioses. Los faraones, independientemente de su género (la reina Hatshepsut es representada llevando una barba postiza), llevaban las barbas para este exacto propósito. Por lo general eran trenzadas de manera apretada, usando el pelo de las cabras, a menudo teñidas con henna (rojiza) y, a veces con hilos de oro entrelazados - un estilo que se pensaba ser especialmente divino.

Los antiguos griegos consideraban la barba como una insignia o signo de virilidad; en las epopeyas homéricas estas casi tenían importancia santificada, solamente se afeitaban como señal de luto. Zeus y Poseidón siempre son retratados con barbas. En la antigüedad Greco-Romana, la barba fue vista como la característica definitoria del filósofo.

Entre los Celtas gaélicos de Escocia e Irlanda, los hombres solían dejar que su vello facial creciera en una barba completa, y era a menudo visto como deshonroso aquel hombre gaélico que no tuviera vello facial. En la Europa de la Edad Media, la barba representada la virilidad y el honor de un caballero.

La mayoría de los emperadores de China de la dinastía Ming (1368-1644) aparecen con barbas o bigotes en retratos.

El Zohar, una de las principales fuentes de la Cabalá (misticismo judío), atribuye la santidad a la barba, especificando que los pelos de la barba simbolizan canales de energía santa subconsciente que fluye desde arriba hacia el alma humana. Por lo tanto, la mayoría de los judíos jasídicos, para quienes la Cábala juega un papel importante en sus prácticas religiosas, tradicionalmente no se rasuran, o recortan la barba.

Los antiguos iraníes eran aficionados a las barbas largas, y casi todos los reyes iraníes (arios) tenían una barba. Los hombres en la época aqueménida llevaban largas barbas, algunos guerreros adornaban la suya con joyerías. Esta noble atribución a la barba se ve en todas las civilizaciones (sin excepción) de Mesopotamia (sumerios, asirios, babilonios, caldeos y medianas).


Escrito por Robert Sepehr

Robert Sepehr es un escritor estadounidense, productor y antropólogo físico. Se especializa en la lingüística, arqueología y paleobiología homínida. Un duro crítico de la teoría Fuera de África, Sepehr a menudo da argumentos difusionistas alternativos que implican a civilizaciones antediluvianas avanzadas, sociedades ocultistas secretas, mitología antigua, alquimia y astroteología.







Otros artículos de interés:



Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro nuevo grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

No hay comentarios:

Publicar un comentario