jueves, 18 de agosto de 2016

Arqueólogos descubren dos palacios que pertenecieron a la antigua realeza indoeuropea


Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Varsovia (Polonia) ha desenterrado el primer palacio conocido de los reyes ilirios en Montenegro. El descubrimiento es impresionante, y amplía nuestros conocimientos sobre cómo ejercían su poder los reyes de Iliria.

Según PAP Science, el palacio fue hallado durante unas excavaciones realizadas en el antiguo asentamiento de Rhizon, situado en la actual ciudad de Risan, Montenegro, capital en el pasado de la famosa reina Teuta la Indómita, cuyas actividades provocaron el estallido de la Primera Guerra Iliria en el año 229 a. C. Teuta era esposa de Agrón, rey de los Ardiaeos. Hasta ahora, los trabajos en este yacimiento, en curso desde el año 2000, han permitido a los historiadores revisar el orden de los reinados de los reyes ilirios. Los investigadores han llegado a la conclusión de que el rey Ballaios no fue el sucesor de la reina Teuta como se creía hasta ahora, sino su predecesor.

El equipo de investigadores del Centro de Investigaciones de la Antigüedad del Sudeste Europeo de Varsovia ha centrado sus recientes excavaciones en el sector más representativo de la ciudad. En esta zona del yacimiento, más elevada, los arqueólogos han desenterrado los cimientos de impresionantes construcciones datadas en el siglo III a. C. El complejo palacial helenístico fue construido antes del 260 a. C., y el segundo, después del 250 a. C. Estas estructuras son las primeras de este tipo descubiertas en la región conocida como Iliria. Los historiadores creen que estos palacios eran el hogar de los reyes ilirios, entre ellos el famoso rey Ballaios y la reina Teuta la Indómita. La zona en que se están llevando a cabo estas excavaciones se encontraba inexplorada hasta ahora, por lo que los investigadores desconocían la existencia de este tesoro oculto bajo tierra.

Apenas unos pocos lugares relacionados con los reyes ilirios han sobrevivido al paso del tiempo. Sin embargo, las ruinas descubiertas en Rhizon constituyen una inesperada e imponente muestra de lo que fue la arquitectura iliria en la antigüedad.

“La situación de los edificios, su escala, su planta, y las técnicas constructivas empleadas, son sin lugar a dudas poco habituales y singulares si las comparamos con otros ejemplos de arquitectura iliria conocidos hasta ahora, incluidas las estructuras ya descubiertas en Risan. Parece que hemos desvelado un lugar conocido por las crónicas de la antigüedad. Es un caso raro en la arqueología. Habitualmente no somos capaces de identificar el emplazamiento concreto de los acontecimientos importantes, como por ejemplo el lugar exacto en el que murió Julio César,” explica el profesor Dyczek.

Según los investigadores, la parte más antigua del palacio era una gran estancia con forma de megaron, con un hogar para el fuego en su centro. En los cimientos de esta chimenea se ha descubierto una ofrenda de 30 monedas. Había además columnas de mármol a ambos lados, y la sala albergaba fragmentos de piezas cerámicas helenísticas de lujo para la mesa. En el área contigua al megaron había un almacén para ánforas. El palacio ardió hasta sus cimientos en el transcurso de un violento ataque, pero sus ruinas se convirtieron en la base para el segundo palacio. El antiguo megaron fue reemplazado por una cocina o sala de banquetes.


El segundo palacio también sufrió daños y saqueos en épocas antiguas, aunque gracias a las excavaciones sabemos ahora que los sillares de la cara exterior de sus muros estaban decorados con almohadillados. El suelo estaba formado por losas planas o piedra caliza, aunque quizás fue sustituido más tarde por finas piedras redondeadas que formaban un mosaico. Los investigadores también han encontrado fragmentos de dos grandes aldabones. El interior del palacio estaba dividido en al menos tres secciones. Además, una de sus entradas se encontraba decorada con semicolumnas moldeadas con mortero. Las ruinas del palacio fueron utilizadas para construir una serrería en Rhizon.


Otros artículos de interés:

Síguenos

Los invitamos a unirse a nuestro grupo de Facebook: Entre la Ciencia y el Espíritu

No hay comentarios:

Publicar un comentario